Dontxu y Dyx’a’i: Siempre de pie

En Cultura

A través del tiempo, el empoderamiento femenino día a día cobra mayor fuerza dentro de la sociedad, y en especial en los grupos originarios; sabemos que desde años atrás, las mujeres hacen frente a diversas formas de discriminación, así como pocas oportunidades para conseguir un empleo, lo cual conlleva a dificultades económicas. En este contexto, ha surgido una constante lucha por su autonomía al interior de sus comunidades. Logrando promover fuertemente la equidad de género, en virtud de esto, comienzan a participar e en procesos y toma de decisiones que se relacionan con sus derechos, pues tienen un papel muy significativo en el ámbito familiar, social e incluso nacional debido a que son las defensoras de los valores culturales, y que, gracias a ellas, se resguarda la permanencia de sus pueblos.

 

Es grato saber que con el paso del tiempo, el papel de las mujeres indígenas dentro de los pueblos originarios se ha fortalecido, lo cual les ha permitido liderar cambios sociales y económicos con un gran impacto; promoviendo y preservando su cultura e identidad. Tal es el caso de los grupos Dontxu y Dyx´a´i; ambos fundados y conformados, principalmente, por mujeres de la comunidad de San Ildefonso Tultepec, Amealco en Querétaro, que, fieles a su cosmovisión, trabajan unidas para preservar los conocimientos de su cultura ancestral, apoyar a otras mujeres y niñas en situaciones vulnerables, tender la mano a la comunidad y generar ingresos para sus hogares, lo anterior resultado de su impresionante trabajo.

 

Dyx´a´i comparte, a través de Isabel, Zena, Maru y Marco, el rescate y conservación de la medicina tradicional antigua, gracias a los conocimientos que fueron adquiridos de generación en generación, ya que, tanto para ellas y él, así como para la sociedad en general tienen un valor significativo  respecto a la cultura y la salud, debido especialmente a su cosmovisión sobre la tierra, la siembra, la cosecha y el uso de las plantas, que de igual forma lo dan a conocer mediante un canto de bienvenida que entonan al visitarlos en los talleres:

 

 “Como los granos unidos en mazorca, hoy nos reunimos con todos los pueblos para cantar y celebrar nuestra fe, con la esperanza de hacer un mundo nuevo. Como la espiga que brota hacia arriba, así queremos un mundo de armonía. De transformar esta vida de pobrezas, con semillas sembradas de justicia...”

 

El grupo crea una diversidad de productos como: tinturas, mascarillas, jabones, tés, pomadas, bálsamos, aceites, entre otros, en los cuales va implícita la sabiduría de tantas generaciones que no se olvidaron de la medicina, la cual se usaba para aliviar y sanar una gran variedad de malestares. Para las mujeres de Dyx’a’i, compartir el conocimiento de manera colectiva contribuye a aprender algo nuevo. El trabajo que realizan constantemente es con mucho amor y respeto por la naturaleza, prueba de ello es que siempre agradecen lo que esta les ofrece.

 

Por otra parte, Dontxu es un grupo conformado por Isabel Pascual y diez familias artesanas de la propia comunidad, que mediante la elaboración de las muñecas dönxu y lele difunden todos sus saberes, su cosmovisión y tradiciones que les han permitido forjar la identidad de su pueblo. A través de esta artesanía representan a la mujer indígena otomí desde hace más de 130 años; simbolizando la fortaleza, el conocimiento, el poder que poseen y que, a pesar de todas las adversidades presentadas en el día a día, siempre permanecen firmes y de pie, porque ellas han demostrado que son capaces de involucrarse en la toma de decisiones para cambiar de manera positiva su destino y nuestro mundo.

 

La necesidad de prosperar y conllevar al desarrollo de su familia e incluso de su comunidad, ha orientado a las mujeres de la comunidad a tener creciente participación y lograr emprender de manera colectiva, ocupar otros roles económicos-sociales para poseer y poder ofrecer a los suyos una mejor calidad de vida. Gracias a este esfuerzo, su trabajo ha dado grandes resultados mediante la elaboración e innovación de sus productos, preservando prácticas ancestrales y manteniendo viva la cultura Otomí en Querétaro, que ha traspasado muchas fronteras, sus artesanías y el constante empeño en cada uno de sus productos son mucho más valorados, dejando en claro que en la actualidad las mujeres indígenas son imparables y permanecen siempre de pie.

 

Si desea conocer más respecto a la inmensa labor que llevan a cabo estos dos grupos y vivir una gran experiencia, puede visitar directamente los talleres, ambos se encuentran en El Bothe, cerca de la desviación a La Muralla a pie de carretera o también puede encontrarlas en el centro de Amealco, en el andador Juárez (carrito #14), a un lado de Banamex.

Te pueden interesar también

The Pitch

Cultura

Un proyecto para vincular a jóvenes emprendedores con fondos de inversión.

Leer ahora
Ruta Taurina en Querétaro

Cultura

Desde la época colonial hasta nuestros días, la fiesta brava en Querétaro ha tenido gran legado histórico y cultural.

Leer ahora
Punto México Querétaro

Cultura

Cada municipio de Querétaro tiene sus propias riquezas, artesanías y cultura.

Leer ahora